Skip to content

Programa de Sara Águeda Trio del Festival de Música Religiosa de Canarias 2017

coroagueda

INTÉRPRETES

Magdalena Padilla, soprano.

José Padilla, corneta.

Sara Águeda, arpa de dos órdenes y dirección.

Sara Águeda

Arpa de dos órdenes y dirección

Inicia sus estudios en el Conservatorio Arturo Soria de Madrid. En 2005 accede al grado superior de música en el Conservatorio Superior de Música de Zaragoza (CSMA) y al mismo tiempo comienza su andadura en la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) como músico de escena, en la que participa en los siguientes montajes: El viaje del parnaso de Miguel de Cervantes, Don Gil de las calzas verdes de Tirso de Molina, Las manos blancas no ofenden de Calderón de la Barca, El condenado por desconfiado,atribuida a Tirso de Molina y El perro del Hotelano de Lope de Vega. Su función en estos montajes es rescatar el extenso repertorio de tonos humanos y música instrumental que formaba parte del paisaje teatral del Siglo de Oro español (teatro palaciego y de corral de comedias). Con la compañía realiza numerosas giras nacionales e internacionales. 

           Ésto le lleva a realizar investigaciones cada vez más profundas acerca de la música en el teatro desarrollando su proyecto de fin de carrera sobre la importancia del arpa en el contexto teatral de los siglos XVI y XVII en España, por lo que comienza a profundizar en el estudio del arpa de dos órdenes con Nuria Llopis. El gusto por la música antigua le lleva a la Escuela Superior de Música de Cataluña (ESMUC) para completar su formación realizando el Grado y el Máster de interpretación histórica con la arpista Mara Galassi, con la que trabaja repertorio del renacimiento y barroco italiano e inglés. También ha recibido clases de Pedro Memelsdorff, Pedro Estevan, Manfredo Kraemer, Josep Borrás, Monica Pustilnik entre otros.

    Toca habitualmente en los festivales más importantes del mundo destacando países como Francia, Portugal, Alemania, Italia, Bélgica, Polonia, España, Suecia, Letonia, India,  EEUU, Colombia, México, Bolivia, Perú, Argentina, Uruguay… Colabora con numerosos grupos dedicados a la interpretación histórica como Música Ficta, La Capilla Jerónimo de Carrión, LUZ Y NORTE, WorkinGOpera, Música Alchemica, Orquesta Barroca de Sevilla, La Ritirata, Alfonso X el Sabio, Vandalia, Coral de cámara de Pamplona, Capella Sanctae Crucis, La Grande Chapelle, Armonía Concertante, Vandalia, Camerata Ibérica, Cantoría Hispánica, Esquivel, Capella de Ministrers, Le Poème Harmonique…

        Ha formado parte del proyecto pedagógico L´Orfeo de Monteverdi en el Teatro Real de Madrid y ha realizado numerosas grabaciones discográficas para los sellos Glossa, Brilliant Classic, Enchiriadis, Cantus Records, Vanitas, Lauda Música, CMY Barroque… y, para radio y televisión, entre los que destacan RTVE (España), France Musique, RTP (Portugal), Stockholm Radio, Catalunya Musica, Arte…

        UN VIAJE A NÁPOLES es su primer disco a solo de arpas históricas, que tiene la colaboración de LUZ Y NORTE, y el segundo disco EL TEATRO DEL ARPA DE DOS ÓRDENES verá la luz en los próximos meses.

Magdalena Padilla

Soprano

Nace en Las Palmas de Gran Canaria donde estudia Canto en el Conservatorio Profesional de Música y se diploma en Magisterio Educación Musical en la Universidad de dicha ciudad. En 2004 se traslada a Viena donde trabaja técnica escénica con el director Robert Simma y técnica vocal con las sopranos Wessela Zlateva y Rutilde Bösch. En 2009 obtiene el título superior de Canto Histórico con máximas calificaciones en la Escuela Superior de Música de Catalunya, Barcelona, con el tenor Lambert Climent. Al mismo tiempo, recibe clases de Carlos Mena, María Espada, Pedro Memelsdorff, Xavier Diaz‐Latorre, Pedro Estevan, Andrew L. King, Montserrat Figueras, María Cristina Kiehr, Pascal Bertin, entre otros. También trabaja con repertoristas como Tulu Lupu, Fabrizio Migliorino, Paul Virag, Miguel Zanetti y Alejandro Zabala.

Ha colaborado con los grupos Ensemble Clematis, Cappella Mediterranea, La Capella de Ministrers, La Caravaggia, La Ritirata, La Chimera, Vozes de Al Ayre Español, Forma Antiqva, La Hispanoflamenca, La Capilla del Real de Las Palmas, La Bellemont y La Grande Chapelle.

Ha participado en numerosos ciclos y festivales de España así como el II Ciclo de Música de las Iglesias de Madrid, en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, Fundación Juan March, en los festivales de Música Antigua de Málaga, Sevilla, Barcelona, Ubeda‐Baeza, Elche, Gijón, Segovia, Bunyola, Eloy‐Zapico, entre otros. En Europa los festivales de Ambronay, Montfaucon, Amilly, Handelsbeurs (Gante), Laus Polyphoniae (Amberes), Oude Muziek (Holanda) y Luxemburgo. Con Forma Antiqva realiza una gira por Pekín, Shanghái y Tokio organizado por el Instituto Cervantes.

Entre sus grabaciones discográficas destacan: ‘Canciones y villanescas de Fco. Guerrero’ con Música Ficta (Enchiriadis, 2007), ‘Els viatges de Tirant lo Blanch’ con Capella Ministrers (Licanus, 2010), ‘Et in terra pax de Rabassa’ con La Orquesta Barroca de Sevilla (OBS Prometeo, 2010), el oratorio ‘Nabucco’ de Falvetti con Cappella Mediterranea (Ambronay, 2012) y ‘Plaisir Sacré’ con La Bellemont (iTinerant Early, 2014)

José Padilla

Corneta

Nace en Tegueste, en la isla de Tenerife, donde comineza su andadura musical en la escuela de la banda de este municipio a los 7 años. Se forma bajo la enseñanza de profesores como Juan A. Dominguez, Miguel Cervera, Adán Delgado, en los conservatorios Profesional de Tenerife, Superior de Canarias y Progreso Musical en Madrid respectivamente, finalizando todas las etapas académicas de la trompeta.

El interés en la música antigua le lleva a la Escuela Superior de Música de Cataluña y Universidad Autónoma de Barcelona, cursando el Máster en interpretación de la musica antigua y posgrado en corneta renacentista con el profesor Lluis Coll. Concluye esta etapa con un estudio sobre el orien de las agrupaciones de ministriles en las Islas Canarias. Al mismo tiempo se forma en la trompeta natural con profesores como Ricard Casany, Edward Tarr, Friedemann Immer y David Staff.

En los ultimos años colabora en proyectos con diferenes formaciones como la Orquesta Nacional de España, Orquesta de la Comunidad de Madrid entre otras, actualmente continua su labor como trompetista de manera regular en la Orquesta Clásica Santa Cecilia y con diferentes agrupaciones de música antigua.

 

Programa:

.el agua del llanto

de lo divino a lo humano

Desde los últimos años del siglo XVI va adquiriendo perfil un tipo de composición musical estrechamente ligada al auge del romancero nuevo a la que se denomina tono, término utilizado en principio como sinónimo de música que acompaña a un texto en lengua vulgar. Consolidado a lo largo de la primera mitad del siglo XVII como género, el tono se haya vinculado a la música de cámara y al teatro (tono a lo humano). Desde segundo tercio de éste siglo, muy posiblemente por influencia de las celebraciones con el Santísimo Sacramento, se empiezan a componer además tonos a lo divino.

Juan Hidalgo de Polanco nació en Madrid en 1614 y fue bautizado en la iglesia de San Ginés. Hijo y nieto de guitarreros y violeros, tocaba el clave y el arpa. En 1632 ya aparece en las listas de pago de la Capilla Real como “músico de claviarpa”.

Cuando en 1677 se llevo a cabo un informe de los salarios y las habilidades de cada uno del los miembros de la Capilla Real se dice de él: “Es de superior habilidad y ha merecido los mayores honores de SS.MM. en todos tiempos. Con que, respecto a esto y a lo que ha servido en la cámara, no parece se le rebaje nada de cuanto goza”.

Los años cincuenta del siglo XVII fueron decisivos para la consolidación del nuevo género músico–teatral que perfilara Calderón, y el músico que fue capaz de asumir el reto de conjugar letra y música con este nuevo estilo fue Juan Hidalgo, arpista de la Cámara y Capilla Real, poniendo música a gran cantidad de textos de teatro religioso y profano.

Hidalgo jugó un papel muy importante en la evolución de los “tonos humanos y divinos” que se puede decir que son el equivalente a las arias en la música italiana.

Gozó de mucha fama en vida y se conservan obras suyas en gran cantidad de archivos de España y América, tanto en castellano como en latín, y puso música a grandes plumas de su tiempo, entre ellos a Góngora, Lope de Vega y, sobre todo, a Calderón.

Juan Hidalgo murió en marzo de 1685. El joven rey Carlos II ordenó llevar a palacio todas las composiciones custodiadas por su viuda.

Se puede decir que Juan Hidalgo fue el gran compositor cortesano de gran parte del siglo XVII.

A mediados del siglo XVI aparece en España el “Arpa de dos órdenes” , según confirma Juan de Bermudo en su obra Declaración de instrumentos musicales en el año 1555. Ésta aparición, se debe a la creciente cromatización de la música y la progresiva emancipación del lenguaje específicamente instrumental. Así pues, el arpa, diatónica hasta el momento, se convierte en un instrumento cromático de una forma bastante original: añadiendo una orden de cuerdas cromáticas (teclas negras del piano) entretejidas o entremetidas con las diatónicas (teclas blancas del piano). Resultó ser un invento sumamente práctico para los violeros españoles y, al parecer, no utilizado fuera de la Península Ibérica.

Durante dos siglos (1650-1750), el arpa en la península Ibérica se convierte en un instrumento rey, su aparición en las capillas, acompañando los oficios eclesiásticos, está más que documentada. Pero el arpa de dos órdenes, no queda relegada únicamente al terreno de la música sacra. Su intervención, tanto en el teatro palaciego, como en el de corral de comedias, fue privilegiada.

Los famosos tonos, atestiguan la intervención musical del arpa en estos dos ámbitos, sacro y profano. Eran obras que se caracterizaban por el uso de textos poéticos de naturaleza religiosa o profana y, en su gran mayoría, estaban compuestos para una o dos voces. Así pues, recibieron el nombre de Tonos Divinos aquellos que se interpretaban en el marco de un contexto eclesiástico y litúrgico, y Tonos Humanos, al ser composiciones profanas, y en el ámbito en el que se desarrollaron estos fue, especialmente, el teatral. Incluso los Tonos a lo Divino también formaban parte del teatro cuando se trataba de los Autos Sacramentales.

el agua del llanto

de lo divino a lo humano


Juan Hidalgo
(1614-1685)
A nuestra Señora

  • – Aves que al sol despertáis.
  • – Flores que al alba.
  • – Luceros y flores.
Juan Hidalgo
(1614-1685)
El cuerpo de Cristo

  • – Suprema deidad que miro.
  • – Pues adoro una oblea.
  • – Aunque en el pan del cielo.
Juan Hidalgo
(1614-1685)
Las tentaciones

  • – Sólo es creer.
  • – Cuidado pastor.
  • – Ay amor, ay ausencia.
Juan Hidalgo
(1614-1685)
Al Santísimo Sacramento

  • – Escuchad mi voz.
  • – El agua del llanto.
  • – De las luces que en el mar.